Cuando la pasión y la rebeldía dan paso al conformismo

Hace ya más de 10 años desde la última vez que disfruté creando algo con la ayuda de un PC. Me refiero a disfrutar de verdad, a estar tan concentrado que llegas a ignorar por completo lo que ocurre detrás del escritorio, a olvidarte de comer e incluso de parpadear.

En aquella época vivía con mis padres y mis hermanos. Mi habitación, que se encontraba en el sótano, se comunicaba con el exterior por una escalera de caracol y por el cable telefónico. Lo llamábamos cariñosamente “el búnker”, ya que entre sus muros de hormigón podíamos pasarnos días enteros agazapados.

Pasado ya el último año de instituto y entrando en el primero de la universidad, las horas se consumían entre partidas al UT, renders interminables (y decepcionantes) con el 3D Studio MAX, charlas intempestivas en el IRC-Hispano y los primeros pasos con el HTML.

La primera web que publiqué estaba dedicada a Dragon Fall, la más graciosa de las parodias de Dragon Ball que existían. Como la mayoría de webs de aquella época, hacía gala de un gusto desmesurado por los gifs animados, los midis en repetición infinita a todo volumen y los banners con efecto de reflejo en el agua que se comían la CPU. Aunque todavía hoy se me escapa alguna lágrima de emoción al encontrarme con el clásico “under construction” de aquella época, debo decir que es una suerte que esa moda durara menos que las hombreras ochenteras.

La segunda web en la que invertí horas de sueño se llamaba uibsux y consistía en una sátira de la página web oficial de la Universitat de les Illes Balears, donde algunos amigos publicábamos noticias, fotos y otros recursos críticos con la universidad. Se podría decir que se trataba de un blog, aunque entonces todavía no se estilaba llamarlo así.

De esta época recuerdo que los días podían pasar sin que me levantara de la silla nada más que para lo esencial. Disfrutaba mejorando las páginas web y amaba a mi modem USRobotics de 56k por el mundo tan lleno de posibilidades que me ofrecía. Que todo ese tiempo invertido se hiciera corto y lo disfrutara de principio a fin solo se puede entender por la pasión que sentía por lo que hacía.

Pero volvamos al presente, el año 2013. Después de más de 8 años dedicado profesionalmente a la programación, acomodado en un trabajo que conozco bien, junto a compañeros estupendos, cobrando un salario bastante digno, me doy cuenta de que cada vez me acuerdo más a menudo de cuánto disfrutaba programando años atrás y lo comparo con lo poco que disfruto ahora trabajando. Pienso en poner remedio dedicando tiempo libre en algún proyecto web personal, pero en la práctica resulta imposible ya que el trabajo en la oficina cada vez se come más y más horas, incluso fines de semana y días festivos. No solo eso; a las jornadas interminables en la oficina hay que sumar las improductivas reuniones, la excesiva jerarquización de las grandes empresas, la dificultad de evolucionar con un perfil técnico sin dar el salto a la gestión, incluso la delicada situación económica del país y su utilización en la empresa privada. Todo esto va haciendo mella poco a poco, hasta que la situación se vuelve insostenible.

Por lo tanto, después de pensarlo durante algún tiempo y ver que incluso mi cuerpo me manda señales, decido aprovechar unos ahorros y la libertad que me da el carecer de cargas o hipotecas para dejar el trabajo. Así, sin indemnización ni paro ¿Quién dijo miedo?

¿Y ahora qué? Pasado el vértigo inicial lo veo claro. Quedan por delante unos meses de verano con todo el tiempo libre para hacer algo que me reconcilie con mi trabajo, que sirva para recargar energías. Así que la idea casi viene sola. Se trata de realizar una web sencilla (Hartodetó!) y aprovechar para aprender un lenguaje de programación que no conozco demasiado (Python) y un framework web (Django). Esta web básicamente consistirá en facilitar un lugar donde la gente pueda dejar constancia de las situaciones e historias que les tienen hartos, para en cierto modo desahogarse. Si los trolls lo permiten, el resto de visitantes podrán hacer comentarios sobre esas historias. Sé que es poco original, que se puede hacer con un tumblr en 4 clicks, o que la gente ya se desahoga en twitter, facebook o el bar de Lola, pero seguro que me divierto más haciéndolo desde cero, ¡que es de lo que se trata!

Así que este es el pistoletazo de salida.

¡Hasta pronto!

Anuncios

Un comentario en “Cuando la pasión y la rebeldía dan paso al conformismo

  1. Tienes tanta razón… Recuerdo la cantidad de horas invertidas en crear mapas de Doom con el DCK. Creábamos mapas, nos los pasábamos de unos a otros en diskettes y los jugábamos juntos entre risas y sustos… Horas, horas y más horas…

    Después vinieron los programas sencillos y absurdos que dejábamos en la carpeta de red de la Uni con nombres engañosos, haciendo pensar que eran prácticas de años anteriores y haciendo picar a los curiosos con bucles infinitos de sonido del speaker. Toda la clase se enteraba de que alguien había picado cuando su PC empezaba a hacer un ruido horroroso…

    Más tarde fueron los kernels, los clusters, los sl y demás historias con GNU/Linux. Creo que nunca me reiré tanto utilizando un ordenador como reenviando locomotoras ASCII a terminales de otros usuarios (amigos nuestros, por supuesto)…

    Después vinieron las programaciones en C, creando programas vulnerables a “buffer overflows” para intentar explotarlos nosotros mismos y ejecutar código arbitrario. Más horas y horas con el gdb cenando pizza en el PC…

    Al final, al igual que en tu caso, empezó el trabajo y todo esto desafortunadamente fue desapareciendo. Durante varios años no quise ni tener ordenador en casa. Lo que era una de mis pasiones quedó relegado al simple “curro”. No quería saber nada.

    Ahora, un tiempo después, al igual que tu, vuelvo a la carga con nuevos proyectos y nuevos aprendizajes. Vuelve a haber ilusión.

    Espero que disfrutes mucho de este proyecto. Ánimo y adelante!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s